Familias de vientos de madera y metal, pasando por percusiones, cuerdas y un maestro que contrasta los tiempos a través de movimientos sutiles y también intensos que cautivan a la audiencia.

Ya son miles las presentaciones que esta familia musical llamada Orquesta Sinfónica de Antofagasta tiene en sus cinco décadas que cumplió junto a la historia de una pujante ciudad que ha visto cómo esta agrupación creada bajo la visión del profesor Rafael Ramos Vivar y otros músicos, se elevó desde 1962 a la fecha, como una de la agrupaciones más antiguas e importantes en la historia musical del país, convirtiéndose en el verdadero Patrimonio Vivo de Antofagasta.

Son incontables los homenajes a maestros de la música de todo el mundo, composiciones inéditas, creaciones inmortales que por décadas han llenado las paredes de un Teatro Municipal que ha sido la cuna de grandes maestros que han salido al alero de 51 años de historia.

No sólo las creaciones de Beethoven, Bach, Vivaldi y Mozart son la esencia de esta orquesta, sino también espacios de los propios músicos de la OSA y también artistas nacionales e internacionales que han querido aportar a su manera, con composiciones que han emocionado a un público que sigue por décadas a un grupo que no pasa de moda.

En la Orquesta contrastan desde músicos muy jóvenes hasta artistas con una vasta trayectoria que llevan décadas frente a un escenario que ha cambiado su estructura pero no su esencia. Destacan la participación de familias de músicos como los apellidos Baeza, Santelices y Nazar entre otros, además de los dos músicos que llevan cinco décadas en la orquesta como son Guillermo Pizarro y Rodolfo Herrera, quienes han integrado esta agrupación elevando su trabajo a otros lugares.

Además bajo la notable labor que desempeña un director han pasado nombres inolvidables de la escena musical antofagastina como Joaquín Taulis, Eliseo Santelices, Luis Reygadas, Terry Lee Hulick, Juan Rojas Martorell, Mireya Alegría, Fernando Guerra, Celso Torres Mora y en la actualidad Christian Baeza, quienes han mantenido vivo ese fuego musical que nació en un noche del 2 de noviembre de 1962, gracias a la visión del fundador de esta orquesta, Rafael Ramos Vivar, en el ex recinto de la Caja de Compensación ubicado en calle San Martín 2755, eso ya hace exactamente 50 años.

Para traer a escena un contexto de recuerdos donde ha sido protagonista la OSA, salen a la luz encuentros tan inolvidables junto a los Niños Cantores de Viena, el espectáculo Tanguería, además de los nacionales Inti Illimani, Illapu, Congreso, Schwenke y Nilo, y de forma contemporánea con Gepe, Andrea Tessa, Bastián Bodenhöfer y la inauguración del Estadio Regional de Antofagasta, entre otros.

Sobre su historia, un 2 de noviembre de 1962 nació lo que hoy conocemos como Orquesta Sinfónica de Antofagasta. Fue con su primera presentación, compuesta en esa oportunidad con 55 músicos profesionales y bajo la iniciativa de su creador y primer director, Rafael Ramos Vivar, que se formó lo que es hasta ahora el corazón del arte de la ciudad.

Pasando desde el Centro Universitario Zona Norte de la Universidad de Chile, para luego ser parte de la Corporación Cultural de la Ilustre Municipalidad de Antofagasta, a través de los años, ha participado de los eventos culturales más trascendentes de la ciudad y la región. Anualmente desarrolla su temporada oficial de conciertos en donde participan como invitados los mejores músicos y directores clásicos del país, junto con quebrar esquemas, participando en conciertos con artistas contemporáneos, rompiendo el paradigma de que la música clásica es el privilegio de unos pocos.

TRABAJO

Según explicó el actual director, Christian Baeza, desde su creación hasta ahora ha sido un trabajo arduo que debe seguir realzando a la institución.

“Es una verdadera odisea lo que ha pasado esta Orquesta, una verdadera cuna de músicos de gran nivel. Porque desde que comenzó e incluso hace un par de años atrás, prácticamente sus integrantes participan por amor al arte. Ahora la misión es seguir profesionalizando a sus músicos y cumplir con el viejo anhelo de recorrer el país y porqué no, el extranjero”.

Una ciudad que crece a pasos agigantados debe tener una orquesta que vaya acorde a los tiempos y también lo que exige una comunidad que cada vez está más viva del consumismo artístico y que esta Sinfónica intenta elevar cada vez que se sube al mítico escenario del Teatro Municipal de Antofagasta.

ENSAYOS GENERALES

Debido a la gran acogida que tuvo la OSA el año pasado y en el afán por acercar la música a todos los rincones de Antofagasta, los ensayos generales serán abiertos al público. Tendrán lugar el día antes de cara al concierto en el Teatro Municipal.

Como su nombre indica, no son funciones ni conciertos, por lo que el Maestro puede hacer pausas para hacer anotaciones a los artistas. A diferencia de otros ensayos generales, la Orquesta Sinfónica de Antofagasta consigue una interacción con el público ya que ofrecen explicaciones pertinentes a los asistentes para que puedan seguirlo de la mano de los directores.

DESAFÍOS DE LA TEMPORADA

La Temporada 2016 está compuesta por 10 conciertos que integran un gran abanico de obras, con nuevos desafíos técnicos e instrumentales, para vivir toda una experiencia artística.

Con el gran reto de invitar a toda la ciudad a que asista a conciertos clásicos y universales, nos prometen conciertos familiares, para todos los públicos, cargado de momentos y vivencias únicas.

Grandes nombres y experiencias harán, pues, de la nueva Temporada Oficial un espacio lleno de emociones en el Teatro Municipal de Antofagasta.

Reciba nuestra Cartelera 2017

Volver